Nuestro establecimiento abre sus puertas a aquellos clientes que buscan paz, sosiego, buena comida y descanso. A pie de calle se encuentra la barra del bar y unas cuantas mesas dispuestas en un pequeño comedor que recrea un ambiente medieval, donde el tiempo se detiene y donde destaca la decoración con detalles en escudos y armaduras. El lugar ideal para deleitarse degustando la excelente carta que ofrece nuestro restaurante.