Nuestro salón principal se encuentra en un enclave muy peculiar, la parte más baja de una preciosa casa del siglo XI, cuyas paredes de piedra y techos abovedados le confieren un entorno íntimo y confortable para deleite de nuestros clientes.

La acertada disposición de los espacios y la cuidada iluminación aportan calidez a esta sala propiciando el entorno ideal para todo tipo de reuniones y celebraciones. El comensal se encontrará inmerso en un ambiente medieval y acogedor en el que disfrutará de nuestra excelente cocina.