Aparte del encantador espacio interior, Bodegas de Aínsa cuenta con esta magnífica terraza-jardín, una extensión natural del propio restaurante, un espacio verde, discreto y relajado y el marco ideal para disfrutar al aire libre de un agradable encuentro con amigos, una romántica cena en pareja, un rápido almuerzo o grandes banquetes y reuniones empresariales en un ambiente intimo y agradable.